lunes, 12 de enero de 2009

BEBIDAS MEXICANAS - EL ATOLE

En México, a los tamales, se le acompaña con la bebida del maíz,
que es el "atole", el cual se prepara en todas las regiones de la
República Mexicana.

El atole es una bebida de harina de maíz disuelta en agua o leche,
que generalmente se acompaña con trocitos de frutas o vainas,
como ciruela, guayaba, fresa, vainilla, etc. Es así que esta bebida
típica es el atole blanco, sin sabor alguno, aunque se puede tomar
acompañado de trocitos de piloncillo. Otros tipos de atole, que se
preparan de aucerdo a la región del país son:

El atole agrio: bebida elaborada en el estado de Tabasco con
maíz fermentado y endulzado con queso fresco como el panela,
el cual se cuece hasta que espesa.

El atole blanco: elaborado con masa de maíz blanco o amarillo,
tiene un sabor un sabor dulce, se elabora en el Estado de México
y en el estado de Michoacán.

El atole de mezquite o mezquitatole: una vez preparado el
atole de masa con leche, azúcar y canela, se le añade el extracto de
las vainillas de mezquite cocidas previamente.

El atole de aguamiel: tradicional del estado de Querétaro,
se prepara a base de puscua -maíz hervido en agua- al que hay
que agregar aguamiel, dejándolo hervir hasta que espese.

Atole es palabra nahua, que significa, bebida preparada con maíz
cocido, molido y disuelto en agua o leche, hirviéndola hasta que
espesa. Los antiguos mexicanos tomaban el clásico atole blanco;
en la actualidad hay de diferentes sabores, endulzados con piloncillo
y canela; o con trocitos de frutas.

De la mezcla del atole y el chocolate resulta un particular atole:
el "champurrado"; sin embargo, no se debe olvidar el típico atole
de fresa u otros sabores frutales, el atole de pinole o maíz tostado y
molido, el de maicena o de fécula de maíz, el agrio chiapaneco y
aun el "chileatole" que lleva chile y queso.

En fin, en México es tradicional consumir en el desayuno o la
merienda: tasajo de hebras, chorizos asados o en salsa, carne frita,
cecina enchilada, huevo en salsa con ramas de epazote, rajas con
queso, enchiladas de coloradito, quilaquiles o enfrijoladas con hoja
de aguacate, entre tantos y tantos platillos típicos y todos
acompañados con una buena taza de atole.